ACCESO AL AREA PRIVADA
 


   
 
La definición de arbitrariedad
 
 

La definición de arbitrariedad

Correo electrónico

• Alguna vez, hablando de arbitrariedad, alguien dijo: no sé si puede definirse. Es algo tan elemental. Y además yo no creo que necesitemos una definición. Su definición va a ser siempre más vaga que la palabra arbitrariedad, que todos sentimos. Creo, además, que para juzgar una resolución judicial mejor es hacerlo inmediatamente. Digamos que la comprensión viene después, y quizás no importe mucho. Pero eso sí, usted siente que algo arbitrario lo ha sido inmediatamente.

Yo creo que todos sentimos eso. Es como la música. Uno sabe de inmediato si una pieza musical lo conmueve o no. La arbitrariedad es aquello que modifica inmediatamente al lector.

Que cuando se lee, uno siente que la sangre circula de otro modo, y que la voz de uno se eleva ante la necesidad de repetir aquello en voz alta. Eso es arbitrariedad.  Como diría el poeta, si eso no ocurre, el resto es pura literatura.

La arbitrariedad es algo que se siente, y punto. Pero en tren de buscar una aproximación, digamos que es el sentimiento puesto a escoger y capturar palabras, para luego liberarlas en un escrito y emocionarnos. Es hacer letra de una emoción.

Dicho de otra forma con la entrada en vigencia de la ley 23774, la arbitrariedad es una emoción que busca expresarse.

• “arbitrariedad. (De arbitrario). 1. f. Acto o proceder contrario a la justicia, la razón o las leyes, dictado solo por la voluntad o el capricho” (Real Academia Española © Todos los derechos reservados).

• “arbitrario, ria. (Del lat. arbitrar?us). 1. adj. Que depende del arbitrio. 2. adj. Que procede con arbitrariedad. 3. adj. Que incluye arbitrariedad. 4. adj. arbitral. ? V. poder arbitrario” Real Academia Española © Todos los derechos reservados.

• “arbitrio. (Del lat. arbitr?um). 1. m. Facultad que tiene el hombre de adoptar una resolución con preferencia a otra. 2. m. Autoridad, poder. 3. m. Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito o capricho. 4. m. Medio extraordinario que se propone para el logro de algún fin. 5. m. Sentencia o laudo del árbitro. 6. m. pl. Der. Derechos o impuestos con que se arbitran fondos para gastos públicos, por lo general municipales. ~ administrativo, o ~ judicial. 1. m. Der. Facultad que la ley deja a los jueces o autoridades para la apreciación de circunstancias o para la moderación de sus decisiones” Real Academia Española © Todos los derechos reservados.

• La ley 23774 (16/04/1990) modificó el art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

• Facultó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que, según su sana discreción y con la sola invocación de la norma, pueda rechazar el recurso extraordinario.

• En consecuencia, las decisiones del Alto Tribunal de la República permanecen sujetas al arbitrio, dominio, o señorío de sus ocasionales integrantes.

• La reforma legislativa consagró la vigencia de la regla “hoc volo, sic jubeo, sit pro ratione voluntas” (Lo deseo; lo ordeno; que mi voluntad sirva de razón).

• Según el art. 499 Código Civil, y nota del codificador, no hay más fuentes de obligaciones que la voluntad humana -contratos y cuasi contratos-, la acción ilícita -delitos y cuasi delitos- y la ley; en parte alguna deja sospechar que la sentencia puede ser una sexta fuente (Mezzano, Teresa C. Nac. Civ.,  en pleno 29/05/1922).

• No sólo se debe hacer justicia sino parecer que se hace (Justice must no only be done. It must also be seen to be done Caso “Delcourt”, del 17/01/1970, Boletín de Jurisprudencia constitucional, Tribunal Europeo de Derechos Humanos, jurisprudencia 1984/1987, Publicaciones de las Cortes Generales, Madrid, p. 183. Incidente de Recusación Planteado por el Dr. Guillermo Montenegro Causa Nº 44.242 Juzgado Federal  Nº 7 Secretaría Nº 13 R. Nº 337 Cámara Federal Sala I 22/04/2010 del voto del Dr. Eduardo R. Freiler).

 
  El Colaborador Judicial
Alojado por AlSolNet.com.ar ::: All Solutions Network